El barrio San Juan Calles es considerado longevo

longevop

Ibarra.- Sus moradores de entre 79, 93 y 102 años de edad hacen que el barrio San Juan Calle se convierta en un sector longevo, pero no solo por eso, sino porque según los ibarreños fue uno de los primeros en el cantón.

Recuerdan la construcción del ferrocarril, de las calles; el crecimiento de la ciudad; los primeros presidentes del Ecuador y más acontecimientos que solo ellos vivieron en su época, cuando los seres humanos aún no dependíamos mucho de la tecnología.

Sentarse a hablar con ellos es volver al pasado, a las historias que marcaron el desarrollo de un país. Algunos tienen sus mentes lucidaz como Fausto Orquera Yépez de 93 años.

Él ha escrito dos libros, uno trata de su vida y otro de sus anécdotas.

Historia.- Don Orquera es ingeniero civil, estudió en la Unidad Educativa 28 de Septiembre, en el Teodoro Gómez de la Torre y consiguió su profesión en la Universidad Central del Ecuador.

Dice que nació en 1925 y en ese entonces el barrio estaba formado solo por una calle, “eran restos de la ciudad antigua que se destruyó con el terremoto del año 1868, solo este lugar quedó completo”.

Se jubiló en el 85 y trabajó 25 años en la comisión de tránsito hasta 2010. “Ya no hago más nada porque estoy desactualizado, ahora las costumbres y las técnicas son otras”.

Don Fausto se considera analfabeto en la tecnología, “ahora todo es con computadora, con internet, con celulares, yo no uso nada de eso”.

Cuenta que en su tiempo, lo único que llegó a usar fue la calculadora.

Presidencia.- Para él, García Moreno, Eloy Alfaro, Velasco Ibarra, Camilo Ponce y Jamil Mahuad, fueron los mejores presidentes. A los que ahora buscan una presidencia como la del Ecuador, don Fausto les dice que sean correctos, honrados y sinceros.

Todos los ciudadanos estaban pendientes del ferrocarril hasta que en el 29 se hizo realidad, “pero ahí llegó, 27 años duró la construcción de aquí hasta San Lorenzo, pero quedó en desuso porque se tomó bastante impulso en la carretera, con los vehículos de motor”.

Tradición.- Laura Realpe, de 90 años, es ibarreña y tiene 10 hijos: 8 varones y dos mujeres, estuvo casada 65 años. Ella asegura que ahora no se puede andar tranquilamente por las calles “porque nada respetan”.

Aquí mismo viven los hermanos Moreno, Judith, que cumplirá 100 años en agosto y César de 84. Usan bastón y sillas de ruedas, Judith no habla mucho, pero César lo poco que recuerda es que es soltero y la mujer con la que estaba hace más de 10 años lo traicionó, hecho que no se perdonaba en esa época.