El atrio de los gentiles

Es innovador el propósito de Benedicto XVI, que  ha creado un nuevo “atrio de los gentiles”, lugar espiritual de diálogo donde muchos puedan acercarse al misterio divino sin tener que presentar etiqueta religiosa. Ha usado una imagen sugestiva del antiguo templo de Jerusalén, que reservaba el recinto interior para los judíos creyentes pero permitía la entrada hasta el atrio exterior a los “gentiles” (gente respetuosa, preocupada por la divinidad, aunque no iniciada en el judaísmo). Así quiere hoy la Iglesia Católica salir al encuentro de quienes dudan o no aciertan a creer, de quienes buscan lo trascendente en medio de una cultura “políticamente correcta” que evade preguntas sobre la trascendencia. El Pontificio Consejo para la Cultura, bajo la dirección el cardenal Gianfranco Ravasi, está encargado de esta nueva iniciativa. Ha tenido una exitosa presentación los días 24 y 25 de marzo, en

las instituciones culturales más prestigiosas de la emblemática  ciudad de París, como la Sorbona y el Instituto de Francia. Ya antes, en meses pasados, tuve la honra de visitar a su Eminencia Ravasi en Roma, para presentarle en esa misma línea un proyecto de nuestro Instituto Teológico Pastoral del Ecuador, acompañando al Director del mismo: nada menos que al nuevo Obispo electo de Ibarra, Mons. Valter Maggi. Los dos hemos colaborado ya por muchos años en el Departamento de Educación y Cultura de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana. Ahora la provisión pontificia para Ibarra nos da ocasión de llevar adelante esa tarea urgente del diálogo libre y amistoso entre la cultura y la fe.  El Mensaje Papal dirigido al encuentro de París bajo el tema “ilustración, religión, razón común”, promete abrir espacios de acogida y escucha a personas de convicciones diferentes, pero que “desean un mundo nuevo y más libre, más justo y más solidario, más pacífico y más feliz”. Estamos seguros de que se encontrará eco también en nuestro medio.

 Mons. Julio Terán Dutari
     jcterandutari@gmail.com