El anillo vial, una obra vital

Nadie que posea un mínimo criterio de ciudad puede desconocer que hay obras que a Ibarra le hacen bien, le proyectan como una de las más importantes de entre las ciudades intermedias del país y hacen que su imagen se fortalezca en favor del turismo, de la economía y la movilidad. Quién lo haya hecho no tiene la necesidad de ir pregonando a los cuatro vientos su acción y su gestión, porque es la misma población la que reconoce a lo largo de la historia quién, como autoridad ibarreña, pensó en su desarrollo más allá del simple discurso, que lamentablemente se va a escuchar en la campaña electoral próxima a cargo de candidatos bisoños. El anillo vial avanza a buen ritmo y hay de por medio una empresa de garantizada solvencia técnica la que ha emprendido en ese propósito. Ya saldrán quienes, en medio de la turbulencia que ellos mismos generan como opositores, quieran deslegitimar la grandeza de Ibarra.