El adiós a Oswaldo Donoso, un ciudadano solidario

donosoOTAVALO.- No podíamos dejar de hablar de él. Pese a sus dolencias, don Alfonso Oswaldo Donoso recibió a la muerte con entereza. Hasta el final estuvo presente ante sus hijos para recomendarles unión y solidaridad. Él siempre se caracterizó por eso, ser buen ciudadano, respetuoso, saludador, amigo de hacer amigos. Falleció a la edad de 87 años.

 

Gran corazón.- “Don Oswaldito” como le conocíamos era pequeño de estatura, pero de corazón inmenso. Siempre estuvo ahí cuando se le requería, su solidaridad era reconocida en Otavalo, su tierra a la que siempre quiso con pasión. Era todo un personaje en las agrupaciones a las que perteneció.

En “Acción Otavaleña”, el Club Otavalo, en el coro de la Tercera Edad “Floresmilo Donoso”, grupo de turistas, en la Asociación de Jubilados, incluso su hija Marcia, recuerda que él en su juventud fue uno de los que se cruzó el lago San Pablo junto con don Lizardo Aguilar cuando existía el Club de Caza y Pesca en Otavalo.

Amigo de verdad.- Perdió a su esposa y quizá esa soledad también influyó para que sus dolencias se agudicen, aunque siempre tuvo el calor de sus nueve hijos y familiares cercanos. Su partida deja un espacio vacío en la cuotidianidad otavaleña. Fue un personaje que dejó huella sin proponérselo, un ciudadano que en las calles de su ciudad era reconocido por su amabilidad.

Don Oswaldo Donoso falleció el 2 de febrero de 2013 y como no podía ser de otra manera, la despedida fue triste y masiva. La iglesia de San Luis se llenó de amigos, conocidos, familiares y gente que le admiró en vida. “Yo tengo los mejores recuerdos de mi padre, siempre le gustaba colaborar, era sumamente creyente y toda su vida fue devoto del Señor de las Angustias y asistía religiosamente a las 18h00 los viernes a la misa que se celebraba en el santuario de San Luis”, dijo su hija Marcia.

Don Oswaldo estará cantando sus mejores melodías -que era su otra pasión- en el más allá. Adiós a un popular y respetuoso personaje otavaleño.