El aborto, un tema polémico y muy delicado

Ibarra. El aborto es un tema, sin duda, muy complejo y difícil de llegar a consensos. En el país, el tema se debate con intensidad luego de que, desde el punto de vista de derechos, consideran que puede ser legal, en caso de que la mujer haya sido embarazada después de una violación.

El medio digital comunitario Wambra, realizó un análisis de esta problemática y, obviamente, tiene sus puntos de vista propios.

Debate público. Hablar del aborto en Ecuador durante años fue un tema que no encontraba espacio cómodo en el debate público, señala Wambra.

En la sociedad, considerado un tabú y marcado por la influencia moral y religiosa; en los medios, tratado desde el discurso abismal: a favor o en contra; en la política, razón de censura y silenciamiento.

No por nada en 2013 cuando la Asamblea Nacional intentó debatir el tema, el presidente de ese entonces, Rafael Correa ordenó retirar la moción. Lo dijo de forma clara: “si aprueban el aborto, renuncio”.

Lo que el presidente parecía ignorar, dice el portal digital, es que en Ecuador el aborto consentido por la mujer es legal en varias causales desde 1938 y que la moción buscaba aumentar una causal para un aborto legal: por violación.

Después de esto el mínimo intento de debatir fue apagado.

Los derechos. Ahora, después de cinco años, el tema ha encontrado un espacio distinto en el debate público y político. En el marco de las reformas al Código Orgánico Integral Penal (COIP), la Asamblea Nacional y específicamente la Comisión de Justicia y Estructura del Estado, abrió la posibilidad de plantear argumentos sin la mirada acusadora del Ejecutivo; mientras que la movilización nacional y regional feminista ha visibilizado en las calles su importancia en la agenda de derechos de las mujeres; y en los medios, poco a poco se achica el abismo.

Miradas distintas. Para hablar del aborto no basta una sola entrada, es por eso que en un especial periodístico Wuambra, lo abordaron desde seis miradas distintas: salud pública, histórica, jurídica, política, de derechos humanos y testimonial.

Un poco de historia. Ecuador ha tenido cinco códigos penales en su historia. El primer Código Penal, de 1837, no contemplaba sanción para la mujer que abortaba. Fue en 1872, durante el gobierno de García Moreno, que se introduce en el Código Penal la sanción para la mujer que a-borte, con argumentos morales y clericales, que ni siquiera el Código Penal de la revolución liberal alfarista de 1906 pudo tocar.

Fue en 1938 que se incluyen causales para abortos legales: riesgo en la salud o vida de la mujer; y en caso de violación de una mujer demente o idiota (como llamaban en ese entonces a una mujer con discapacidad mental). Estas causales se han mantenido así –con mínimas modificaciones– desde 1938.

Nueva visión. Silvia Buendía, abogada y activista ecuatoriana por los derechos de las mujeres y de las personas LGBTI.​ comparte una línea de tiempo del aborto en la historia penal y se pregunta: ¿A pesar de todos los avances en derechos humanos y derechos de las mujeres se va a mantener las mismas condiciones que penalizan las decisiones de las mujeres, desde hace más de ochenta años?, recoge el portal Wambra.

En 2019, la Asamblea en el marco de las reformas al COIP, debate la ampliación de nuevas causales para permitir un aborto consentido por la mujer: por violación, incesto, inseminación no consentida, grave malformación del feto incompatible con la vida extrauterina. Es un contexto de avance de los derechos de las mujeres. Hay, sin duda, una lucha contra la violencia de género.