El aborto, entre el perdón y el delito

abortoIBARRA. La disposición del Papa Francisco sobre el hecho de que los sacerdotes católicos puedan absolver el pecado del aborto, sin necesidad de solicitar autorización al obispo o su autoridad inmediata, ha generado criterios en la población, principalmente en los no católicos y que pertenecen a otras religiones.

“Yo considero que independientemente de la religión que pertenezcamos el aborto no debe practicarse. Ahora claro en la religión católica será absuelto este “delito”, sin embargo en otras religiones el tema sigue siendo delicado”, dijo Rafael Cisneros quien es seguidor de la Iglesia Adventista. El aborto nunca es un acto de pocas consecuencias morales. Su agrupación religiosa tiene el siguiente concepto :“la vida prenatal no debe destruirse imprudentemente. El aborto debe practicarse únicamente cuando existan motivos poderosos”.

EN PRO Y EN CONTRA

Para mucha gente la decisión del Papa es positiva aunque hay quienes consideran que con esta “flexibilidad”, se podrían aumentar los casos de aborto.

“Es que de pronto una persona que esté pensando en abortar obligada por diversas razones ahora va ha evidenciar y especialmente si es católica una mayor felxibilidad para hacerlo ya que va a decir voy a donde el sacerdote y este me lo perdonará, ese es mi criterio que claro el resto de gente no puede estar de acuerdo”, dijo María del Carmen Ciseneros.

Pero también hay personas que consideran que no pueden aumentar los casos de aborto ya que el Código Oránico Integral Penal, COIP, en sus articulados realcionados al tema impone penas de cárcel en sus diferentes grados.

“El tema es religioso no pueden mezclarse las dos cosas ya que si a una persona se le descubre haciendo y permitiendo realizar el aborto, esta persona inmediatamente será puesta a órdenes de la justicia”, dijo Marcelo Soto estudiante de derecho de la PUCESI.

EL COIP LO PERMITE

El actual Código Penal del Ecuador, aprobado el 28 de enero del 2014, permite el aborto en dos supuestos muy específicos; (1) cuando el embarazo pone en peligro la vida de la mujer y (2) cuando el embarazo es consecuencia de la violación en una mujer que padece una discapacidad mental.

A mediados del 2013, la asambleísta Paola Pabón, presentó un proyecto de ley para despenalizar el aborto en casos de violación. Inmediatamente, el presidente Rafael Correa frenó este intento diciendo que si la Asamblea legalizaba el aborto por violación, él renunciaría a su cargo.