El 93% de los cupos de importación no se usa

pag-9Cinco meses ya está en vigencia la llamada canasta transfronteriza de Carchi, pero hasta ahora, como se quejan las autoridades y los comerciantes, el escepticismo es tan grande que se ha usado apenas el 3,21% del cupo para importar desde Colombia y vender desde las ciudades del Carchi, en especial desde Tulcán, donde muchos almacenes y locales se han cerrado.
Los comerciantes de dicha provincia han adquirido en ese país desde el 15 de octubre, cuando empezó a aplicarse este mecanismo, $ 1’735.210 en valor FOB (puesto en puerto), frente al cupo total de $ 54 millones.
El Servicio Nacional de Aduana del Ecuador (Senae) dio estos datos ante un requerimiento de diario EL COMERCIO.
En 2015 las importaciones fueron de $ 934.322,80 y hubo 1.010 trámites registrados.
En 2016 -hasta el 16 de febrero-, jas compras suman $ 800.887,29 y 949 trámites.
A la canasta comercial han accedido 335 comerciantes, de un total de más de 4.700, y se ha capacitado a más de 800.
La canasta comercial fue aprobada por el Comité de Comercio Exterior (Comex) hasta junio de 2016.
Esto permite que los comerciantes de Carchi compren en Colombia, a través de las cuotas de importación, productos tecnológicos, teléfonos celulares, televisores de alta tecnología, electrodomésticos, línea blanca, productos de limpieza y aseo, neumáticos y confitería.
Los ingresan al país libre de aranceles y salvaguardias, pero pagando impuestos, y pueden comercializarlos en Carchi y desde esta provincia a todo el país.
El presidente de la Cámara de Comercio de Tulcán, Nelson Cano, considera que la aplicación de la canasta comercial “no ha funcionado”.
Aduce que el problema principal es que hubo un compromiso gubernamental para dar créditos al pequeño comerciante, pero que esos “no llegaron”, y sin ese dinero, no tienen los recursos para aplicar a la canasta comercial.
Además indica que el flujo de ecuatorianos que cruzan la frontera hacia Ipiales o Pasto (en Colombia) ha disminuido, a diferencia de diciembre de 2015,. aunque se teme que en el feriado de Semana Santa vuelva la gente en forma masiva.
Sin embargo, “siguen viniendo (…). Hoy también ya compran artículos de primera necesidad”.
De acuerdo con el dirigente gremial, autoridades ofrecieron realizar una evaluación con los sectores productivos para determinar qué efectos tiene esta canasta comercial.
“Lastimosamente no han venido”, sostiene Cano.