Educación y talleres para la rehabilitación

Ibarra. “Queremos contarle a la sociedad que estamos haciendo cosas buenas”, dice Luis Estévez, director (e) del Centro de Adoles-centes Infractores de Im-babura (CAI). Aquí 58 menores y jóvenes son parte de diversas actividades mientras se les aplica el proceso de justicia restaurativa.

Nuevos talleres. Actual-mente los talleres que se imparte son de manualidades y carpintería, allí ponen a prueba toda su habilidad y desarrollan nuevas destrezas. Pero poco a poco van ampliando dichos talleres. Se acaba de firmar un convenio con la Unidad Edu-cativa 17 de Julio para que puedan aprender electricidad y, en aproximadamente 15 días, se dará inicio con panadería y pastelería para lo cual solo se está a la espera del horno. “Pensamos que sí es posible cambiar la vida de estos muchachos.

El objetivo es mantenerlos ocupados pues los talleres son como una terapia ocupacional”, enfatiza Estévez.

Educación. Por otra parte, la educación también es una parte fundamental en este proceso y con el apoyo respectivo, algunos de ellos continúan sus estudios para superarse y lograr metas cuando puedan volver a su libertad. Es así como el 14 de junio nueve adolescentes rendirán su prueba Ser Bachiller y en julio se tiene prevista la graduación de 9 jóvenes. Además, se registran 23 bachilleres gracias al convenio con el colegio Iberoamericano de Quito con educación por internet, y otras instituciones de la ciudad como UNEDI y Yahuarcocha.

Experiencias. J.T, de 15 años de edad, lleva dos años y tres meses en el CAI. El adolescente que cursa décimo año comenta que fue difícil adaptarse al inicio, sin embargo, los talleres le ayudan a ocuparse y aprender cosas nuevas.

Para él esos espacios son importantes para integrarse con sus compañeros y despejar un poco su mente. “He podido hacer manualidades y me gusta mucho porque así desarrollo habilidades. Pero quiero decirles a los jóvenes que hagan las cosas bien, que no cometan errores porque aquí se extraña a la familia, a los amigos, incluso estudiar no es lo mismo que afuera”, afirma.