Educación universitaria a distancia

Ante los miles de jóvenes que se quedan sin poder ingresar a la universidad, nos parece buena la decisión del Senecyt de ofrecer 38 000 plazas para hacer la carrera a distancia, es decir a través de internet y métodos no presenciales.
Sin embargo, un estudio revela que no han sido solicitadas ni siquiera el 50% de las plazas y de los que se han matriculado, solo el 40% ha superado el primer semestre.

Es decir los jóvenes siguen dando preferencia al método presencial. Pienso que tal vez no se ha hecho la suficiente promoción de la forma no presencial y de sus ventajas: estudiar desde la casa, ahorrar pasajes, vestimenta, gastos de comida y otros.

Además de la posibilidad de poder trabajar, pues las conexiones con los profesores se hacen generalmente en la noche. Destaca como dificultad la falta de disciplina de los estudiantes para recibir las lecciones en los horarios señalados, por nuestra idiosioncrasia de buscar siempre la ley del menor esfuerzo y la rebeldía ante las normas que nos imponen.
Es también el método ideal para las personas que tienen Fobia Social, una patología que les impide desenvolverse de manera adecuada cuando están sujetos al criterio de los demás, por ejemplo al dar lecciones en clase. La oferta de varias universidades públicas y privadas del país y de otras latitudes, de ninguna manera puede ser desperdiciada. Invito a estudiantes y padres de familia que revisen las carreras ofertadas y estos últimos, incentiven a sus hijos a seguirlas.