Educación a distancia

La educación a distancia puede funcionar para todos los niveles, desde la Universidad hasta la Básica. Pero algunas autoridades parecen no haber absorbido todavía esta idea y niegan cupos para esta modalidad especialmente a los adolescentes.

Últimamente he atendido a varios pacientes con cuadros graves de salud mental como son Psicosis o Trastornos Bipolares, generalmente se logra compensarlos después de un tiempo de medicación, pero al volver a clases son objeto de burlas y de bullying por parte de sus compañeros, por lo que se niegan a asistir. Estos adolescentes que son muy sensibles a estas formas actuales de marginarlos, son precisamente los que pueden funcionar bien para educación a distancia, pues se evita la escasa capacidad de socializar y de compartir que suele acompañar a estos cuadros crónicos. Lo ideal por supuesto es que compartan el ambiente escolar y así sus compañeros aprendan que hay enfermedades que cada vez son mas frecuentes y que afectan a la mente con los cuales deben aprender a convivir. Pero cuando esto no es posible, siempre queda como alternativa la educación a distancia. En nuestra experiencia los chicos pronto aprenden a realizar sus tareas en casa y acuden a pruebas y exámenes a los colegios, para lo cual siempre requieren una buena colaboración tanto de maestros como de padres de familia. Es necesario que siga el control del profesional psiquiatra y que se logre una buena adherencia al tratamiento, combinados estos factores se puede lograr un aprendizaje.