13-10-2019 | 00:00

¿Y nuestros representantes?

    ¿Será miedo, falta de argumentos, la vergüenza que les obliga a esconderse detrás de los acontecimientos? Lo cierto es que la conciencia sí pasa factura. Nuestros representantes, los que fueron elegidos en las urnas por el pueblo que ahora está en las calles, no aparecen por ningún lado, quizá por el rechazo que pueden recibir en medio de la indignación. Nuestros representantes no se han pronunciado, salvo en ciertos casos que se han visto obligados por las circunstancias a dar la cara. En nuestras provincias, el silencio se ha impuesto y el pueblo reclama, sobre todo a los asambleístas, ¿dónde están? “Dónde están los que en campaña dan besos en la mejilla y luego nos traicionan”, dijeron en el Obelisco de Ibarra. Qué papel denigrante de ciertos políticos (as) que falsamente dicen defender al pueblo y no emiten ni un criterio racional que oriente, sin demagogia, en este momento crítico que requiere paz, unidad y solidaridad.