04-11-2018 | 00:00
(O)

¿Un huésped que incomoda?

    Hace seis años el australiano Julian Assange está asilado en la embajada de Ecuador en Londres. Las adecuaciones que se realizaron en la sede diplomática para la estadía y la inversión en el dispositivo de seguridad en el lugar bordean los seis millones de dólares. El australiano, naturalizado como ecuatoriano, no puede realizar declaraciones políticas ni interferir en asuntos internos relacionados con otros países. Recientemente, una jueza ecuatoriana negó la acción interpuesta por el australiano, que buscaba que se modificaran los protocolos para su estancia en la sede diplomática. Pero no termina todo ahí, la asambleísta Paola Vintimilla lideró un plantón para exigir al Gobierno que se revoque la nacionalidad ecuatoriana a Julian Assange. La Contraloría investiga con qué propósito se otorgó la nacionalidad ecuatoriana al extranjero. Solo el tiempo dirá si Assange continúa como asilado y también como ecuatoriano...

    MÁS INFORMACIÓN