26-10-2019 | 00:00

“Queremos trabajar”

    En el país sigue rondando en miedo, no solo por una posible protesta violenta como la que tuvimos que mirar y afrontar todos los ecuatorianos, con gente infiltrada -incluso extranjeros- e intereses políticos de por medio, sino también porque ya nadie quiere, a estas alturas, soportar una nueva paralización que implique grandes pérdidas económicas para todos los sectores productivos y para la gente común que, incluso, vive del día a día. “Queremos trabajar”, “ya no queremos más paros y huelgas”, “déjennos trabajar en paz”, son frases que en forma cuotidiana se escucha en las calles, en los negocios, en las reuniones. Obviamente el FUT dio marcha atrás, no por conveniencia, sino porque sintieron el rechazo ciudadano a una nueva paralización. Obviamente sintonizaron con el clamor del pueblo, pero queda flotando en el aire su amenaza y la posibilidad incierta. La paz y el trabajo, dos aspectos que debe proteger el país.