30-10-2019 | 10:34
(I)

Paremos la violencia

    Solo el mero hecho de imaginarnos que una situación violenta pueda afectar a nuestras familias se nos pone los pelos de punta y nos llena de indignación. No queremos que Ibarra sea un ente olvidadizo de lo que está pasando, tampoco deseamos autoridades sordas, ciegas y mudas que quieren tapar con parches lo que en realidad significan grandes problemas para nuestra convivencia ciudadana que siempre ha sido pacífica, aunque cada cierto tiempo aparecen actos que alteran esa paz que la hemos pregonado con insistencia. Asalto a mano armada en pleno centro de Ibarra, los mismos protagonistas en Otavalo, muerte violenta de un conocido ciudadano en su propia casa, alteraciones del orden público y falta de palabra y obra a la autoridad, son aspectos que no podemos mirarlo de reojo. Hay que tomar cartas en el asunto y propender a enfrentar esta situación que se nos está complicando. ¡Ya basta de impunidad y violencia!