22-05-2019 | 00:00
(E)

Malas estrategias

    Qué fácil se ha hecho denigrar, quitar la honra, exhibir en público número de cuentas personales, acusar públicamente de fraude tributario y hablar de deudas que casi siempre las empresas tienen usualmente. En política todo puede pasar, más cuando de por medio hay intereses malsanos. Hay un personaje en el actual gobierno que ha hecho noticia en los últimos días al enfilar dardos en contra de quienes han denunciado graves actos de corrupción que asusta a los ecuatorianos. “Él comete delitos en vivo y en directo... Así sin empacho mostró, en una entrevista , los números de (presuntas) cuentas del hermano del denunciante y avanzó montos de ingresos (también de la hermana) que, sumados, superan 12 millones de dólares”, se dice. En Imbabura ya pasó en campaña electoral y el que denunció, perdió. Malas estrategias, malos asesoramientos que cuestan caro, no solo al perder sus espacios políticos, sino al mostrar sus motivaciones.