11-11-2019 | 00:00

Editorial

    El Independiente del Valle, que nació como un equipo de barrio en Sangolquí, se ha convertido en un club ejemplo. Más de 100 futbolistas, entre ellos imbabureños, se pulen en ‘La Cantera’ del flamante campeón de Sudamérica, al puro estilo europeo. Los talentos del equipo ‘negriazul’ tienen un verdadero laboratorio. Se trata del complejo de alto rendimiento Independiente del Valle, que muy pocos equipos en el país lo tienen. Este proyecto deportivo no se consolidó de la noche a la mañana, pues al quiteño Michel Deller, de profesión arquitecto, y principal de ese plantel, le tomó una década en conseguir el primer título internacional. En el 2016 ya fue finalista en la Copa Libertadores y se convirtió en vicecampeón. Lleva seis años en primera división y hace cuatro pelea por el título nacional. Ahora todos trabajan para que la frase que los identifica “El futuro campeón de Ecuador”, se haga realidad.