08-06-2019 | 00:00
(O)

Editorial

    En este año, diferentes regiones del Ecuador se han sobresaltado por los movimientos sísmicos y muchos no sabemos cómo actuar. Somos presa del miedo y nos queda la duda en qué momento se presentará uno nuevo. En el caso del norte del país, las provincias de Imbabura y Carchi, no han estado alejadas de lo que este temor representa y hoy que sabemos que vivimos en medio de fallas tectónicas y en permanente riesgo sísmico, es necesario amplificar las enseñanzas a todo nivel, para no despreocuparnos y estar en constante alerta. Nunca quisieramos que estos fenómenos naturales nos sorprendan con graves consecuencias. En el Ecuador desde hace unos 20 años existen los mejores códigos de la construcción, pero los profesionales están llamados a cumplir con todos los parámetros para poder preservar la vida humana, sobre todo. En eso, no hay duda, existen ciertos descuidos de fondo y forma que nos pasan factura.