29-06-2019 | 00:00

El dolor que deja la migración

    La imagen recorrió el mundo, pero también lo llenó de dolor. Óscar y su hija Valeria, de 11 meses, murieron en un solo abrazo. Salieron de El Salvador; intentaron cruzar el Río Bravo para llegar a Estados Unidos, pero se ahogaron. En una fotografía se muestra, además, el peligro que atraviesan los migrantes al salir de su tierra natal en busca de mejores días. La madre de Óscar, en una entrevista, menciona que su hijo soñaba con tener una casa propia y que lo que ganaba en una pizzería apenas le alcanzaba. No es la primera vez que el triste fin de migrantes es captado y conocido por el mundo. Alan Kurdi, el pequeño de tres años quedó en la orilla del mar. Con su familia, el niño sirio intentaba llegar a Grecia, escapaban del conflicto humanitario en su país, pero se ahogó en una playa de Turquía. Historias tristes que tienen algo en común: buscar un mejor presente, pese a los riesgos... pero la desgracia se adelanta.