03-12-2018 | 00:00

Editorial

    Robos, asaltos (a personas, vehículos, casas, comercios), secuestros, personas envenenadas con escopolamina, violaciones, estruches; son sucesos que pasan a diario en el país y que no paran, al contrario van en aumento. Ninguna ciudad se salva de este fenómeno que pone en jaque a la cúpula policial y también a la autoridades. Para muchos una alternativa sería una mayor presencia de gendarmes en las calles y en vehículos, aún más cuando se acercan las festividades de Navidad y fin de año. Hay que recordar que diciembre es uno de los meses más violentos de la temporada. En estas fechas el delincuente trabaja a doble jornada, pues sale a hacer su ‘décimo’. Durante este mes hay mayor afluencia de público y el pago del décimo tercer sueldo incentiva el comercio y con ello las bandas delincuenciales están más alertas a cometer atracos. Frente a este riesgo la Policía debe tomar medidas y así bajar la tensión en la ciudadanía.

    MÁS INFORMACIÓN