06-08-2019 | 00:00

Desafortunado concepto

    Una ola de críticas generó una declaración del Presidente de la República. Quizá no lo hizo con la intencionalidad de desconocer el derecho de las niñas, niños y adolescentes. En las redes -que utilizan más para lo malo que para lo bueno- se direccionó en mal sentido. “... por eso que en Guayaquil, un monito, perdónenme, no lo digo en términos despectivos, un monito de cinco años ya se ha comprado una cola, unos vasos y está vendiendo en una esquina gaseosa...”, dijo el mandatario, lo que le valió una andanada de críticas. Esto, precisamente conllevó a que rectifique y diga: “Los niños nacen para ser felices. Lamento si el símil con el niño costeño no expresó mi admiración por el tesón de un pueblo que surge sin robar nada a nadie. Lucharemos siempre por sus derechos, los de las madres vulneradas, los de mis hermanos con discapacidad”, escribió el jefe de Estado.

    Las abuelas recomendaban, pensar antes de hablar...