30-08-2019 | 00:00

Editorial

    Las horas pasan y nos vamos acercando al inicio de un nuevo período escolar en la Sierra y la Amazonía de nuestro país. En medio de la expectativa está la situación económica que desespera y por ello, el anuncio del Presidente de la República fue muy bien aceptado, aunque para muchos, tardío. El presidente Lenín Moreno prohibió la noche del martes anterior el aumento en los valores de matrículas y pensiones en los colegios privados del país. “Mi deber es velar por el bienestar de la familia ecuatoriana. Se controlarán los precios de útiles escolares y no se autorizará ningún aumento de pensiones o matrículas”, dijo el primer mandatario, ante lo cual las intendencias y comisarías se activaron para realizar este control, que si bien es bueno, al parecer el “negocio” está en la venta de libros más que en los propios cuadernos u otros implementos para los niños y jóvenes estudiantes. El control es bueno para evitar los abusos.