10-08-2019 | 00:00

Carchi da un buen ejemplo

    El objetivo ideal sería que la violencia en todas sus formas desaparezca, sin embargo, esa realidad traumática, principalmente en contra de niñas, niños, adolescentes y mujeres sigue siendo una tormentosa práctica entre gente que no tiene el mínimo respeto por la vida, la tranquilidad y la paz. En la provincia del Carchi, concretamente en Tulcán, se trazó una hoja de ruta para tratar de erradicar la violencia de género. Hubo un taller de fortalecimiento de los sistemas especializados de protección integral de derechos y ese ya es un buen paso. La violencia que afecta a las mujeres por el mero hecho de serlo, constituye un atentado contra la integridad, la dignidad y la libertad de ellas, independientemente del ámbito en el que se produzca. Lastimosamente en nuestro país, la violencia de género a través de cualquier acto o agresión, marca una situación de desigualdad que debe erradicarse. Carchi ya se involucra en este tema.