22-08-2019 | 00:00

¿Cambió en algo la realidad?

    Alguien bautizó a nuestro querido Ecuador como el “país de Manuelito” en donde todos los días pasan cosas, a cada hora hay sorpresas y conflictos y, a diario hay noticias buenas y malas. Claro, desearíamos como interna aspiración de los “buenos que somos más” que haya solo sorpresas positivas, pero eso está muy lejos de la realidad. Salen más correos electrónicos sorpresivos a la luz, más conversaciones privadas que dejan entender muchas cosas, más fiascos, más complicaciones, más corrupción. Pero es hora de decir ya basta de apatía de los ciudadanos y ya basta de impunidad. No es suficiente con que se determine un delito, que se imponga una pena y se hable de reparación integral. Salen a relucir más acciones delincuenciales contra el país, más robos que causan un daño irreparable a todo nivel, que no puede ser enmendado solo con la cárcel, sino que debe encontrarse la forma de que todo se devuelva. ¿Será posible?