08-11-2018 | 00:00

Cambiamos o nos frustramos

    Se dice que hemos mejorado económicamente a raíz de la toma de decisiones del actual gobierno, pero en la vida real se nota preocupación. No hay dinero, el presupuesto que pretende ser austero responde a una época pasada de gastos inflados, casi despilfarro, según han indicado analistas económicos. No nos queda otra opción que cambiar de actitud, principalmente en cuanto a innovación basados en la creatividad. Desde el gobierno nacional, ya no resulta seguir quejándose de que no hubo la mesa servida, eso ya lo sabemos, ahora es tiempo de tomar medidas que no afecten a la mayoría de ecuatorianos, frenar la corrupción, sancionar a quienes se señala como autores de la debacle, ajustar la economía y ser muy justos a la hora de definir el camino a seguir. Son tiempos en que debe evidenciarse la diferencia. Es hora de que los ecuatorianos sientan que salimos de un atolladero, caso contrario lo que nos espera es la frustración.

    MÁS INFORMACIÓN