12-04-2019 | 11:58

El alboroto por Assange

    El mundo reaccionó por la detención del hacker Julian Assange, el principal de WikiLeaks, asilado desde hace 6 años y 10 meses en la embajada de Ecuador en Reino Unido. La noticia cayó como balde de agua fría para quienes son acérrimos defensores del experto informático, principalmente los correístas en Ecuador. En otros casos, la noticia fue una respuesta satisfactoria ante la decisión del gobierno nacional de retirarle el asilo. A través de los voceros del gobierno, se denunció malos comportamientos de Assange, violencia, práctica de actividades por fuera de los límites de sus derechos como asilado e incluso -eso recién se sabe- actitudes que rayan en lo inverosímil como el hecho de manchar con heces fecales las paredes de la embajada. Hay que investigar quiénes actuaron por fuera de la ley en años anteriores, incluso concediéndole la nacionalidad ecuatoriana que, ahora se confirma, también estuvo cargada de vicios.

    MÁS INFORMACIÓN