20-01-2020 | 00:00
(E)
Jacinto Salas
Momentos
salasjacinto@yahoo.com

Yahuarcocha en alerta

La alerta

de la Universidad Técnica del Norte (UTN) es emergente. Debe movilizar a todos.

    El 11 de marzo de 1949, el Cabildo ibarreño mostró su preocupación: “Yahuarcocha se está secando”, dijeron y asumieron su responsabilidad. 15 días después, planteaban una solución: “aprovechar la acequia de Castro”. Llevar agua fresca a la laguna. En mayo del mismo año, vuelven sobre el problema: “el nivel del agua del lago preocupa”. En julio promueven otra alternativa: “llevar a Yahuarcocha aguas del río Tahuando”. Para septiembre, el Concejo ha encontrado una solución: contratan y pagan a Luis A. López, la construcción de un túnel en El Alto de Reyes, para conducir aguas tomadas río arriba del Tahuando. A finales de los 80 del siglo pasado un diario capitalino anunciaba la recuperación de la emblemática laguna ibarreña. Rescate debido al esfuerzo interinstitucional que devolvió a la laguna un importante caudal de alrededor de 100 litros por segundo para incrementar el espejo de agua.Fue entonces que ibarreños y turistas miraron una laguna viva, que alcanzó niveles perdidos en etapas pasadas, permitió el desarrollo de nuevas actividades, facilitó la presencia de emprendedores, en otras palabras, era la laguna de Ibarra. Hoy, a años de distancia, Yahuarcocha está en problemas. Sufre la irresponsabilidad de muchos. Autoridades que olvidan su cuidado, ciudadanos que arrojan basura en las orillas; colindantes que con autorización o sin ella la privan del caudal que la alimenta... La alerta de la UTN es emergente. Debe movilizar a todos. Como en 1949, Ibarra, su gente, deben defenderla.