08-07-2019 | 00:00
Jacinto Salas
Momentos
salasjacinto@yahoo.com

¿Y los responsables?

Es inadmisible aceptar que postergaron medidas porque desconocían el problema.

    Creo que ningún imbabureño habrá permanecido indiferente al enterarse por las noticias de estos días de esa despiadada depredación abatida sobre la parroquia de La Merced de Buenos Aires.

    Depredación que no solo se comió la montaña, la contaminó con basura, mercurio, cianuro, sino que, en menos de dos años llegó con plagas desconocidas: minería ilegal, miedo, extorsión, trata de personas, prostitución, grupos armados, lavado de dinero... Pero hay preguntas que nadie responde y que un Estado llamado a velar por la seguridad de los ciudadanos y de la transparencia, debe contestar. Resulta, por ejemplo, inadmisible aceptar que las autoridades postergaron medidas ´porque desconocían el problema, no obstante todos los datos que aportaban periódicos y noticieros durante casi dos años. ¿Dónde queda la Inteligencia del Estado?

    Así como es increíble que, en las primeras etapas de la explotación ilegal y según muchos datos que circulan en Ibarra y otras provincias, miles de sacos de material aurífero burlaron todos los controles de cinco o seis provincias, hasta llegar a la provincia de El Oro para el procesamiento. Eso significa explicar quién pagaba el dinero y quién lo recibía. Después del operativo policial y militar restan otros interrogantes que, ojalá no pasen al cuarto de los secretos reservados. Por ejemplo dónde están los grupos armados, posibles disidentes de las FARC. La tragedia de Buenos Aires no puede repetirse. Se requieren autoridades comprometidas, no indiferentes y temerosas. La decisión está en sus manos.