18-11-2019 | 15:55
Juan F. Ruales
Como venía diciendo
juanfruales48@hotmail.com

Volver a Galeano

En estos días aciagos por los que atraviesa América Latina, recomiendo leerlo o releerlo...

    En el año 1984 encontré a Jorge Enrique Adoum y a Eduardo Galeano turisteando en la Plaza de Ponchos. A Jorge Enrique le conocí a mediados de los años 70s en casa de Magdalena Jaramillo, su exesposa; en esa época vivía en París donde trabajaba como redactor para la versión castellana de la revista “El Correo” de la Unesco. Fuimos a tomar “café de chuspa” en casa de mi madre, donde departimos temas, especialmente relacionados con la cuestión indígena de Otavalo. Volví a ver a Galeano dictando conferencias en Quito sobre diversos temas contenidos en su famoso libro “Las Venas Abiertas de América Latina”.

    Ese sábado fue la última vez que vi a los dos personajes aún con vida. Las Venas Abiertas tuvo una primera edición en 1971, luego de obtener el Premio Stig Dagerman y el Premio Casa de las Américas, yo lo leí recién en 1974. Desde entonces, no sé cuántas veces más lo habré hecho y, durante mis años de docencia universitaria, fueron centenas los estudiantes a los que inicié en la comprensión de la sociología latinoamericana con este irreemplazable texto.

    En estos días aciagos por los que atraviesa América Latina, recomiendo leerlo o releerlo nuevamente, pues hace ya medio siglo, Galeano nos dio una cátedra sobre lo que está pasando en América Latina ¡justo ahora!, cuando el FMI ha vuelto a arremeter contra nuestros pueblos para afianzar el neocolonialismo . Si queremos entender el presente volvamos con Galeano a repasar el pasado.