12-08-2019 | 00:00
Jacinto Salas
Momentos
salasjacinto@yahoo.com

Una ciudad sin propuestas

Como en casi todos los feriados, Ibarra lució abandonada,

con calles desoladas...

    El titular puede parecer duro, pero responde a una realidad. Como en casi todos los feriados, Ibarra lució abandonada, con calles desoladas, en las que apenas dos o tres personas se aventuran a caminar. El movimiento se centra en los mercados y en los parques, el de la Familia y el Ciudad Blanca. Resulta deprimente, pero ni los vecinos se asoman por el centro histórico, mucho menos los turistas.

    Y aun cuando la queja de que Ibarra es “una ciudad de paso” es recurrente, nadie hace algo para cambiar esa realidad. Menos para aprender de la experiencia de Atuntaqui, Otavalo, Cotacachi, lugares en los que estos días de descanso son de movimiento inusual, de impulso al comercio y la economía.

    Y es que hay que decirlo, Ibarra carece de propuestas para atraer turistas nacionales y mucho más extranjeros. No existe una agenda, mucho menos una entidad que aglutine a todos los sectores privados y públicos vinculados al turismo. Tampoco ciudadanos y emprendedores dispuestos a trabajar coordinada y profesionalmente para diseñar planes, políticas y eventos que devuelvan a Ibarra el liderazgo turístico que alcanzó los años 80 y 90 del siglo pasado.

    Restan todavía dos feriados, el del 9 de octubre y el del 3 de noviembre. Quién asumirá el liderazgo de gestión para promover a Ibarra como ese destino que fue y recuperar, al menos parcialmente, el sitial que le corresponde?