10-07-2019 | 15:45
Marcelo Almeida Pastor
Reflexiones
malmeida@utn.edu.ec

Un salto hacia adelante

Pusieron fin a un período de inestabilidad económica originado por maniobras.

    En el devenir de la historia nacional, un lugar preponderante para la estructura del Estado y para el mejoramiento de condiciones sociales de la población jugó el programa reformista impulsado por una joven Junta Militar, a quienes se les conoce como Julianos. El movimiento del 9 de julio de 1925 constituyó dos juntas provisionales y concluyó con la Presidencia de Isidro Ayora (1926-1931). Pusieron fin a un período de inestabilidad económica originado por sucesivas maniobras operadas por la banca privada costeña, principal acreedora de dineros al Estado, situación que la agravaron por la emisión de papel moneda sin el respaldo suficiente de oro. Paz y Miño (2009) dice “La primera Junta, cuya alma fuera Luis Napoleón Dillon, impuso el interés nacional sobre los intereses empresariales privados, fiscalizó a los bancos, introdujo por primera vez el impuesto a la renta e incluso uno sobre las utilidades, creó el Ministerio de Bienestar Social y Trabajo, también la Caja de Pensiones, creo leyes laborales y adoptó otras medidas sociales. Después de la segunda Junta, que duró tres meses, el 1 de abril de 1926 los julianos resolvieron nombrar corno Presidente a Isidro Ayora (1926-1931), quien concretó el programa reformista con el apoyo de la Misión norteamericana de Kemmerer”. Inauguraron modelo económico moderno, por el papel del Estado, y por una visión de desarrollo humano y social.