10-11-2018 | 00:00
David Ruiz Sevilla
Perspectivas
davidruizsevilla@hotmail.com

Revolución soviética: 101 años

    El 7 de noviembre de 1 917, la historia del mundo cambió radicalmente. Se cumplió la ley dialéctica del tránsito de un modo de producción a otro mejor. Bajo el mando del líder revolucionario Vladimir Ilich Uliánov (Lenin), triunfó en Rusia la primera revolución socialista. El pueblo se tomó el poder.

    Con grandes dificultades se fue dando forma a esa gran nación que a partir del 30 de diciembre de 1 922 se llamaría Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Lenin la dirigió hasta que falleció en 1 924. Le sucedió Iósif Stalin, quien gobernó hasta 1 953. Al mando de Stalin, el pueblo soviético tuvo la gran responsabilidad de aniquilar al fascismo hitleriano que quiso adueñarse del mundo. En la Gran Guerra Patria contra el fascismo (1941-1945), murieron más de 20 millones de soviéticos.

    A Stalin le tocó, además, reconstruir su país y encaminarlo por el sendero del progreso científico-técnico. La URSS se constituyó en una de las dos principales potencias mundiales: puso en órbita al primer cosmonauta del mundo: Yuri Gagarin; y al primer satélite artificial: el Sputnik.

    Después de Stalin, gobernaron la URSS: N. Jruschov (1953-1964), L. Brézhnev (1964-1982), Y. Andrópov (1982-1984), K. Chernenko (1984-1985) y M. Gorvachov (1985-1991). El 25 de diciembre de 1991, la URSS dejó de existir, pero los ideales de justicia que inspiraron a Lenin en 1917, siguen aún vigentes.

    MÁS INFORMACIÓN