08-12-2018 | 15:03
(O)
David Ruiz Sevilla
Perspectivas
davidruizsevilla@hotmail.com

Revivir a un muerto

Revivir a un muerto, es la difícil tarea del nuevo ministro de Educación, Milton Luna.

    Durante la década robada correísta, la educación retrocedió medio siglo. Miles de escuelas se cerraron, no sólo las unidocentes rurales, sino también escuelas urbanas que tenían un profesor por grado, profesores de materias especiales, infraestructura amplia, computadoras...

    El currículo fue modificado irresponsablemente, se eliminó el bachillerato por especializaciones y se introdujo el Bachillerato General Unificado (BGU), con la falaz oferta de que “ese joven al acabar su bachillerato pueda continuar la universidad o pueda optar por un puesto de trabajo o crear su propio puesto de trabajo”, así lo dijo Correa el 7 de febrero de 2015, durante la Convención de su Red de profesores admiradores, quienes aplaudieron no sólo esa demagógica propuesta, sino también cuando vociferó: “Nuestra meta es tener el mejor sistema educativo del mundo”.

    ¿Cómo llegaremos a tener “el mejor sistema educativo del mundo”, si del BGU salen los bachilleres con un mar de conocimientos pero de un milímetro de profundidad?

    ¿Cómo lograremos eso, si Correa hizo ingresar a las instituciones educativas en calidad de profesores, a personas sin formación docente, que sepan o no sepan dictan clases de cualquier asignatura? ¿Cómo lo lograremos si el 86 % de colegios no tiene Departamento de Consejería Estudiantil? Revivir a un muerto, es la difícil tarea del nuevo ministro de Educación, Milton Luna. Le deseamos suerte.

    VINCULADO A

    MÁS INFORMACIÓN