11-06-2019 | 00:00
Enrique Aguilar
Reflexiones
neaguilarz@hotmail.com

Minería y agua limpia

Es entonces apropiado que la explotación minera la hagan empresas responsables.

    El Ecuador ha vivido siempre de sus productos primarios provenientes del mar, de la tierra y del subsuelo, históricamente han predominado en la economía en diferentes épocas, como lo hace el petróleo desde hace 50 y más años. Nunca hemos podido desarrollar una economía basada en la manufactura o en los servicios (Turismo) que pueda mejorar la oferta de empleo. Además en este siglo XXI se ha privilegiado la defensa del ambiente y especialmente del agua limpia frente a cualquier iniciativa de producción. Por esta razón ahora hay gran controversia al momento entre la minería y la contaminación del agua. La experiencia de otros países que han dado paso a la iniciativa de las comunidades cercanas a las concesiones mineras para suspenderlas mediante consulta popular, ha sido negativa, pues los mismos que promueven estos procesos, generalmente mineros artesanales, después se han apropiado de las concesiones y ahí sí la contaminación ambiental ha sido catastrófica. Es entonces apropiado que la explotación minera la hagan empresas responsables, tanto para la extracción de los minerales, como para la protección del medio ambiente, es más, esas empresas deben colaborar en la capacitación de las comunidades sobre estos vitales aspectos de la vida de todos y además ocupar a la mano de obra local, dando empleo adecuado a quienes generalmente no tienen ingresos suficientes en su vida del campo. Los nuevos obreros tendrán que calificarse previamente en las labores mineras y de protección ambiental y así tendremos riqueza para las necesidades del país y agua limpia.