06-09-2019 | 00:00
Víctor Corcoba Herrero
Algo más que palabras
corcoba@telefonica.net

Mejorar las prácticas de los poderes

Lo importante es escucharnos, hacer unidad, cultivar la coherencia, trabajar a destajo por el bien común

    Vivimos en un mundo con demasiadas cadenas, quizás porque nuestras políticas manejan unas prácticas egoístas e interesadas, para nada inclusivas, pues lo que se busca en la mayoría de las veces es el poder de algunos sectores privilegiados y poco más, lo que genera una atmósfera de abuso e injusticia que nos sobrecoge. Personalmente, no me gusta que el miedo reine sobre la vida. Son gigantescos los escenarios corruptos, ya sean como apropiación indebida de bienes públicos o de utilización de personas e instituciones, hasta el punto de que el enriquecimiento ilegal de ciertos líderes, se ha convertido en algo cotidiano. Además, no importan las incoherencias, ni el perpetuarse en los pedestales, tampoco quebrantar ese espíritu democrático ejemplar y aún menos servirse de la ciudadanía, con tal de acumular riquezas para sí y su círculo ideológico. La propuesta de algunos no puede ser más bochornosa, es el bienestar de unos con exclusión de los demás. La arbitrariedad de los guiones es tan manifiesta que nadie se avergüenza por nada. El incumplimiento de las normas a veces es de un descaro que nos deja sin palabras, y lo que es peor, sin confianza en esa justicia universal que es la que ha de poner equidad en nuestras actuaciones. A mi juicio, hoy más que nunca se requiere reafirmar el valor de lo justo pero también mejorar las actitudes, pues es verdad que no todo se resuelve con la justicia, es necesario también aplicar esa energía conciliadora consigo mismo, para mediar y apaciguar los ánimos.