20-07-2019 | 00:12
(O)
David Ruiz Sevilla
Perspectivas
davidruizsevilla@hotmail.com

Los siete pecados del cura Tuárez

Avaricia: cuando puso a su nombre propiedades y dinero de una anciana imbabureña.

    En su edición del 4 de julio, la revista Vistazo le dedica 3 páginas al presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, el cura José Tuárez. En una de esas páginas, describe “Los siete pecados del presidente del CPCCS”.

    A continuación, un resumen de esos pecados. Soberbia: cuando apenas posesionado ninguneó al director de Inmobiliar, al decir: “Yo soy autoridad y yo hablo con el Presidente, usted cuando está en autoridad tiene que hablar con autoridades de su propia jerarquía”.
    Lujuria: según la declaración jurada presentada a la Contraloría, resulta que Tuárez tiene activos por 372 mil dólares; ¿y el voto de pobreza, dónde quedó? Desobediencia: cuando los superiores de su orden religiosa le pidieron que renuncie a su candidatura o que no use distintivos religiosos, no obedeció, y hasta en su spot promocional, decía: “Soy el padre José Tuárez”.

    Ira: cuando en una concentración en Guayaquil, mientras brincaba como loco, gritaba en tono desafiante: “No les tengo miedo”.

    Envidia: Cuando al inscribirse como candidato presentó certificados de cargos que nunca ocupó.

    Avaricia: cuando puso a su nombre propiedades y dinero de una anciana imbabureña, a quien luego de devolverle esos bienes, le pidió que no cuente a nadie lo sucedido. Pereza: cuando no hizo a tiempo el trámite de cambio de propietario de un vehículo, y le cargaron unas cuantas infracciones de tránsito.