27-08-2019 | 00:00
Enrique Aguilar
Reflexiones
neaguilarz@hotmail.com

Los geoparques

Toca ahora hacer una “venta de la idea” entre la población para que se empodere del proyecto.

    El primer geoparque del Ecuador es el de Imbabura. Esta iniciativa de la UNESCO sigue adelante con el Geoparque Rutas del Oro, en los cuatro cantones de la “Parte alta” de la provincia de El Oro: Atahualpa, Piñas, Portovelo y Zaruma, todos ellos modelados por el macizo de la cordillera de Vizcaya, con montañas, hondonadas, ríos y recursos minerales explotados desde la época preincásica. Existen también en estos cantones recursos arqueológicos muy poco difundidos y una población que habla una lengua castellana sin acento, que ha generado a través de la historia grandes recursos culturales y educativos. Toca ahora hacer una “venta de la idea” entre la población para que se empodere del proyecto, explicando las ventajas que la creación del geoparque representa en los aspectos de turismo y desarrollo en general de la zona. Es importante indicar que estos geoparques se evalúan cada 4 años y por lo tanto es necesario que sean sustentables económicamente. Regalías sobre los mismos recursos minerales que posee y la participación de las empresas privadas pueden contribuir a este fin. Es importante hacer frente a los daños que producen los “Sableros” o mineros clandestinos que con las explosiones destinadas a la obtención del oro y los metales pesados utilizados en su recuperación, producen graves daños sobre el medio ambiente, deteriorándolo y haciéndolo muy poco atractivo a las iniciativas turísticas, que parece, son la salida mas adecuada para diversificar la economía de la “Parte alta”.