07-12-2018 | 00:00
Renata Barragán
Punto de Vista
chiquita25@uio.satnet.net

La tradición de los telares manuales

Los productos textiles del tejedor Morales son exportados a los mercados de EE.UU. y Europa.

    Es muy común ver a un ciudadano kichwa tras de un telar, es una estampa viva de cómo ellos tratan de conservar su cultura e identidad, y dejar ese legado a sus hijos y nietos en su afán de que sus costumbres no se pierdan. A pesar de la tecnología y la modernidad de hoy día algunos de los artesanos de la provincia de Imbabura usan todavía sus telares de siempre, y no disimulan la satisfacción de usar estos artefactos para el tejido manual propio de su cultura y usados por sus antepasados, y se resisten a dejar de usarlos. Una de las personas kichwas que usan el telar manual es Luis Morales, quien aprendió la técnica de usarlo hace varias décadas, por parte de su padres, y ellos a su vez de sus abuelos, al tiempo que Morales enseñó está técnica a sus hijos.

    Los productos textiles del tejedor Morales son exportados a los mercados de Estados Unidos y de Europa, encontrándose entre ellos vistosos tapices de diverso grosor, bufandas, acrílicos, colchas tapetes, y materiales de lana y algodón en general. Estos artículos han recorrido los mercados en varias provincias del país, siendo parte de ferias textiles.

    De acuerdo al antropólogo Fernando Torres “la técnica del uso de tejido en telares los kichwas de Imbabura lo heredaron de los vestigios de sus antepasado encontrados en tumbas halladas, en donde encontraron patrones y modelos de tejidos, las cuales fueron ejecutados por sus ancestros en telares de madera y con lana de borrego”.

    VINCULADO A

    MÁS INFORMACIÓN