08-07-2019 | 00:00
Juan F. Ruales
Como venía diciendo
juanfruales48@hotmail.com

La matriz cultural

Ese cambio de matriz productiva lleva el propósito de que la cultura es peligrosa para el capitalismo.

    En el año 2014 organizamos en la UTN el IV Congreso de Gestores Culturales del Ecuador al que se dieron cita cerca de 500 gestores culturales del país, con panelistas internacionales y nacionales del más alto rango académico, el tema versó sobre el “Cambio de la Matriz Cultural” en un momento en el que primaba lo que para mí era una falla teórico-ideológica del proceso: al exacerbado énfasis al “cambio de la matriz productiva” promovido desde el gobierno. Este cambio, sin ser malo “per se”, se vuelve terrible cuando no va de la mano de un cambio de la matriz cultural, termina convirtiéndose en ese monstruo economicista que vivimos hoy, desarrollismo económico sin identidad que infló a esa informe clase media descastada con cuya complicidad se terminó socavando las bases de ese proceso y engolosinando de modo aberrante a la voraz oligarquía nacional, hijastra del imperialismo y el neocolonialismo. Lo que se hizo fue “darle modernizando” el aparato productivo para que la acumulación de capital no tenga cortapisas, versus la pauperización de las clases populares. Ahora, esa oligarquía acorazada por su cápsula mediática y seudo jurídica, no soltará fácilmente la suculenta teta de esta economía dependiente de la que ellos medran, mientras que los políticos siguen creyendo que el cambio de la matriz cultural se refiere al cambio de ministros de cultura ineptos por otros peores. Ese cambio de matriz productiva lleva clandestinamente el propósito de que la cultura es peligrosa para el capitalismo y la reduce a expresiones artísticas lúdicas que por sí solas no son una catarsis.