30-09-2018 | 00:00
Zulema Obando
Rastros y Rostros
crisjuli@hotmail.es

La chicha de jora

“Chicha de Jora”, extraída del maíz, alimento sagrado de los

aborígenes ecuatorianos.

    Dicen las abuelas que el gran secreto es tender al sol durante quince días, los granos sobre sábanas blancas y piedras, significativa tradición en la elaboración de la bebida en un gran recipiente de barro llamado pondo y que lleva el nombre de “Chicha de Jora”, extraída del maíz, alimento sagrado de los aborígenes ecuatorianos desde hace miles de años y que marca medio siglo en las festividades de Cotacachi, denominada “Las Fiestas de la Jora”, en donde la música, a través del Festival de la Jora y la gastronomía mediante el Festival de la Huecas, fueron sus principales imanes.

    La chicha de Jora, conocida por la bebida de oro de la época preincaica, al igual que la chicha del Yamor en Otavalo, se compone principalmente del maíz, en este caso del malteado (llamado jora), que de acuerdo a los expertos se consideraría como el antecedente andino de la cerveza, pues antiguamente era usada más que como una bebida refrescante, como una bebida embriagante por su germinación, durante las celebraciones ancestrales, sobre todo en las culturas prehispánicas de la zona central andina (Perú, Bolivia y Ecuador).

    En la época de los Incas, se conocía con el nombre de Aqha. En el reinado de Tupac Yupanqui, las lluvias inundaron los silos donde se almacenaba este alimento ocasionado su fermentación, lo que provocó en los comensales un efecto embriagante.