11-02-2020 | 00:00
Mauro Aguirre
Religión

Jornada mundial del enfermo

En la historia

de la humanidad siempre se han presentado epidemias alarmantes.

    El hombre desde su comienzo existencial tiene que enfrentar las enfermedades; hoy que se vive una alerta mundial por el coronavirus necesitamos una educación de prevención de salud para combatir este mortal virus que puede llevar a la muerte. En la historia de la humanidad siempre se han presentado epidemias alarmantes, pero el hombre creyente siempre imploró a Dios para alejar estos males y siempre la investigación del hombre en el amplio campo de la salud, ha buscado soluciones médicas. En el tiempo de Jesús, quién pasó curando toda enfermedad y dolencia decía a quienes llegaban hacia él: “Tú fe te ha curado, levanta y anda”. El papa Francisco continuando con los mensajes de la Jornada Mundial hoy nos dice: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré» (Mt 11,28) indican el camino misterioso de la gracia que se revela a los sencillos y que ofrece alivio a quienes están cansados y fatigados. Estas palabras expresan la solidaridad del Hijo del hombre, Jesucristo, ante una humanidad afligida y que sufre. ¡Cuántas personas padecen en el cuerpo y en el espíritu! Jesús dice a todos que acudan a Él, «venid a mí», y les promete alivio y consuelo. «Cuando Jesús dice esto, tiene ante sus ojos a las personas que encuentra todos los días por los caminos de Galilea: mucha gente sencilla, pobres, enfermos, pecadores, marginados... del peso de la ley del sistema social opresivo. En la XXVIII Jornada Mundial del Enfermo, Jesús dirige una invitación a los enfermos y a los oprimidos.