12-10-2018 | 08:27
Renata Barragán
Punto de Vista
chiquita25@uio.satnet.net

Incendios azotan a la naturaleza

Y se piensa que la causa del mismo fue la acción de cazadores en su afán de capturar a animales silvestres

    Poco tiempo duró el entusiasmo de que los incendios forestales que habían azotado a la naturaleza durante el verano de 2017 no se habían suscitado en el territorio ecuatoriano durante este verano. Pero esta alegría fue momentánea, ya que por el fuerte temporal de calor y sequedad que la mayor parte del territorio ecuatoriano estaba sufriendo, ocasionó que muchos incendios especialmente los forestales se produzcan últimamente, siendo muy difícil apagarlos por la sequedad y vientos que hace que estos flagelos se propaguen rápidamente, sin que los hombres de la casaca roja puedan apagarlos fácilmente. El incendio de mayor magnitud de estos últimos días fue el flagelo forestal que atacó al cerro Atacazo. 921 hectáreas del mismo se consumieron.

    El incendio duró cinco días y bomberos de cinco cantones lograron luego de titánicos esfuerzos apagar el fuego, además se contó con la importante colaboración de 50 soldados del Fuerte Militar Atahualpa. Este incendio perjudicó terriblemente a la flora y la fauna del lugar. Los bomberos y otras autoridades están investigando la causa de este flagelo. Y se piensa que la causa del mismo fue la acción de cazadores en su afán de capturar a animales silvestres como conejos y lobos, y prendieron fogatas para que los animales salgan de sus guaridas y así poderles capturar. Además no se descarta la quema agrícola que algunos campesinos las hacen como una tradición para que llueva y la producción de sus cultivos sea óptima.

    MÁS INFORMACIÓN