21-11-2019 | 00:00
Carlos Dávila
Coyuntura
ecodavila51@hotmai.com

Impuesto a la Renta (por anticipado)

... dejaron entrever con claridad meridiana que sus posturas son más que nada de tipo electoral.

    La Asamblea ordenó el archivo de la Ley de Crecimiento Económico que el Gobierno había enviado con carácter de urgente. Con este revés el Estado ecuatoriano se quedó sin instrumentos que le generen ingresos a corto y mediano plazo para financiar su enorme déficit fiscal.

    Los miembros de la Asamblea y los líderes de los movimientos políticos allí representados dejaron entrever con claridad meridiana y sin lugar a dudas que sus posturas son más que nada de tipo electoral. En esta Ley se planteaban aspiraciones de interés para todo el país.

    Una de ellas era la desaparición del anticipo del impuesto a la renta, un engendro populista que por años ha drenado el capital de trabajo de miles de empresas, pequeñas, medianas y grandes.

    El Impuesto a la Renta se calcula sobre aquello que la persona natural o jurídica ha ganado en un período de tiempo, una vez que los gastos deducibles se han depurado de los ingresos.

    Pero el “Anticipo” presume que las empresas o las personas deben ganar al menos lo mismo que el año anterior. Es más, asumen que las empresas siempre ganan.

    Esto de por sí es una falacia económica elemental. El anticipo al Impuesto a la Renta no solo es de concepción indebida sino que afecta a los empresarios, retirando de circulación unos 360 millones de dólares anuales. Esto debilita los capitales de trabajo y los flujos de liquidez de todo el empresariado.