19-07-2019 | 00:45
(O)
Víctor Corcoba Herrero
Algo más que palabras
corcoba@telefonica.net

Ha de hacerse lo que se predica (II)

La inmensa mayoría de los trabajadores, son personas que subsisten con un salario bajo...

    La población se ha mundializado, pero también ha crecido en desigualdades. Sólo hay que adentrarse en un reciente estudio a nivel general elaborado por el departamento de estadística de la Organización Internacional del Trabajo, con datos de 189 países, donde se constata la gran disparidad de salarios que reciben los trabajadores. Téngase en cuenta, que aquello que unos ganan en un año, otros necesitan trescientos. Con estas diferencias no se puede asegurar la inserción en este inmaculado globo al que toda sociedad aspira.

    La inmensa mayoría de los trabajadores, son personas que subsisten con un salario notablemente bajo y para muchos tener un empleo no significa ganar lo suficiente para vivir. Junto a esta divergencia de ingresos que continua siendo un problema extendido en el ámbito laboral, y que repercute en una población que desea verse libre de toda miseria, con una ocupación estable y segura, hemos de reconocer que la irresponsabilidad de algunos gobiernos es tan manifiesta, que buena parte de la gente ha perdido el sentido de sus actos y la dirección de su futuro. Ante estas bochornosas situaciones, uno tiene que hacerse valer para poder hacer algo, no puede permanecer en la pasividad, tiene que avivarse, encontrar el espíritu de familia entre continentes, para contribuir a otro espacio más abierto y justo, sin tantas fronteras, ni frentes, entre vecindarios. Aprendamos a cohabitar. En consecuencia, uno antes ha de ser corazón para poder hacer camino.