27-09-2019 | 00:00
Renata Barragán
Punto de Vista
chiquita25@uio.satnet.net

Fiestas indígenas tradicionales

El ritual de la preparación de la tierra para la cosecha reedita una ceremonia ancestral.

    En Imbabura jamás se puede olvidar del festejo de las tradicionales fiestas ancestrales, entre ellas la festividad del Kuya Raymi o Fiesta de la Fertilidad, misma que coincide con uno de los equinoccios. Esta tiene lugar en Otavalo. Estas celebraciones alcanzaron mucho esplendor y arraigaron las costumbres indígenas en la tierra que les vio nacer. El ritual de la preparación de la tierra para la nueva cosecha reeditan una ceremonia ancestral, en donde hay que pedirle permiso a la Pacha Mama o Madre Tierra, antes de introducir el arado en la tierra, con la esperanza de obtener buenos frutos. Es por eso que al celebrar la Kuya Rami se esparcen las primeras semillas para que sean fertilizadas. Uno de los puntos en esta celebración es el trueque o intercambio de semillas entre unos y otros, ya que permite conservar la mayor cantidad de semillas alimenticias dentro de la zona y también se trata de rescatar platos tradicionales de la zona. Una simpática costumbre dentro de esta actividad también es la presentación de una mesa, que es una costumbre kichwa para poder compartir los alimentos con la comunidad. Esta hermosa fiesta del Kuya Raymi también estuvo rodeada del Tercer Festival de Danza, en el que actuaron grupos de bailarines y artistas ecuatorianos y colombianos. Uno de los objetivos de la realización de estas fiestas es para incentivar a los jóvenes de las comunidades kichwas de Otavalo, Kayambi, Natabuela y Karanki para que mantengan su cultura y realicen estas actividades con amor.