13-01-2020 | 12:35
Juan F. Ruales
Como venía diciendo
juanfruales48@hotmail.com

Esperar la esperanza

La esperanza es prima de la utopía, si no vas hacia ella, ella jamás caminará hacia ti.

    La esperanza es un valor humano positivo que tiene sus raíces en lo negativo. Cuando hablamos de esperanza es que anhelamos escapar de una situación mala necesariamente, en procura de encontrar tarde o temprano lo contrario, algo diferente que nos haga felices, pues de alguna manera no lo somos; ¡a ningún ser feliz en sus cabales se le ocurriría abrigar la esperanza de que eso cambie!

    Pero la forma como la mayoría de la gente aborda la esperanza no es la correcta; la gente se sienta a esperar la esperanza, algunos “con paciencia” suficiente pero se quedan ahí... quietos... esperando la esperanza. Como cuando se compra un boleto de lotería y no se puede hacer otra cosa que aguardar hasta el sorteo a ver si, entre millones de ilusos que esperan lo mismo, su número sale sorteado, lo cual, aunque no es “absolutamente” imposible, si es ciertamente improbable. Para que la esperanza tenga condumio, hay que acompañarla de acciones y luchas, de esfuerzos y proyectos, de pasos sistemáticos. Uno no puede sentarse en la banca de un parque a esperar la esperanza a ver si como una novia, ésta asoma por una esquina. Hay que levantarse y caminar con un proyecto, aunque sea efímero, y mejor si no lo es. La esperanza es prima de la utopía, si no vas hacia ella, ella jamás caminará hacia ti. A la esperanza no hay que esperarla, a la esperanza hay que construirla...de ser necesario, ¡¡¡arrebatarla!!! Así que, este 2020...¡a construir la esperanza!