21-09-2019 | 12:06
(O)
Kim Vivero
Pensamientos
kvivero@pucesi.edu.ec

El valor del cumplimiento

El famoso ‘cumplo y miento’ nos convierte en conformistas y profesionales mediocres

    Es un hecho innegable que tanto las mujeres como los hombres nos realizamos personal y profesionalmente cuando hacemos realidad nuestros proyectos a través del estudio o trabajo. Cuando cumplimos con responsabilidad y disciplina, motivación y compromiso, amor y pasión desde la más fácil de las tareas hasta la más difícil de las funciones estamos creando, no sólo los medios necesarios para enfrentar con éxito los nuevos retos que se nos presentan hoy, sino también estamos construyendo un sólido andamiaje para nuestro futuro y el de nuestras familias.

    En todo momento y lugar debemos dejar de ser simples espectadores para convertirnos en los principales protagonistas de todo lo que hagamos, pero siempre dando un valor agregado, que marque la diferencia y nos identifique respecto a los demás. Obviamente, esto lo conseguiremos sí vamos más allá del simple desarrollo de un programa de estudios o el acatamiento de un horario de trabajo; puesto que la mayoría de veces, el seguir una disposición, obedecer una orden o aplicar una ley por obligación lleva al famoso “cumplo y miento”, que nos convierte en personas conformistas y profesionales mediocres. La universidad de la vida nos enseña con la práctica, no con la teoría, con la verdad, no con la mentira, con la humildad, no con el orgullo, con el trabajo, no con la vagancia, con esfuerzo, no con facilismo a que sí ayer fuimos buenos, hoy podemos ser mejores, mañana excelentes.