12-06-2019 | 00:00
Marcelo Almeida Pastor
Reflexiones
malmeida@utn.edu.ec

Día mundial contra el trabajo infantil

Ojalá la flexibilización laboral no

incluya más víctimas inocentes.

    El planeta debe luchar para erradicar el trabajo infantil. No hace sentido sacrificar la esperanza y el porvenir de los niños para saciar la voracidad del capital a título de competitividad, globalización u oportunidades para el emprendimiento. Desde el 12 de junio de 2002 la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y las Naciones Unidas (ONU) declararon la fecha para este propósito. Sosa (2009) reclama con su voz “A esta hora exactamente, hay un niño en la calle... Es honra de los hombres proteger lo que crece. Cuidar que no haya infancia dispersa por las calles. Evitar que naufrague su corazón de barco. Su increíble aventura de pan y chocolate. Poniéndole una estrella en el sitio del hambre. De otro modo es inútil, de otro modo es absurdo. Ensayar en la tierra la alegría y el canto. Porque de nada vale si hay un niño en la calle. No debe andar el mundo con el amor descalzo. Enarbolando un diario como un ala en la mano. Trepándose a los trenes, canjeándonos la risa. Golpeándonos el pecho con un ala cansada. No debe andar la vida recién nacida, a precio. La niñez arriesgada en estrecha ganancia. Porque entonces las manos son inútiles fardos. Y el corazón, apenas, una mala palabra”. Ojalá la flexibilización laboral no incluya más víctimas inocentes. Pese al discurso oficial, hay más niños en la calle. Cabe preguntar a los burócratas de un régimen ¿Quiénes están jodiendo al país?