16-08-2019 | 00:00
Víctor Corcoba Herrero
Algo más que palabras
corcoba@telefonica.net

Contextos sociales destructivos

No cerremos las puertas de la vida, siempre han de estar abiertas para hacer mundo, sin hostilidades.

    A poco que miremos a nuestro alrededor, veremos que todo se transforma, que nada permanece estático, lo que exige nuevas respuestas a los desafíos que traen los recientes y cambiantes contextos sociales. Lo que ayer era un deseo, hoy puede ser una realidad. De igual modo, una gavilla de ideas, de la noche a la mañana, pueden espigar y convertirse en hechos. Lo importante de este continuo innovar es no perder la orientación humanística, saber rectificar a tiempo, no degradarse y hacerlo de manera conjunta, prestando especial consideración con los débiles y pobres. No olvidemos que, si en verdad queremos sociedades inclusivas, el contexto social tiene que repensarse, y los Estados deben de dirigir sus políticas sociales hacia esas gentes necesitadas. Es hora de que los desfavorecidos se despojen de esta etiqueta y reconstruyamos un planeta más de todos y de nadie en particular. Además, de todas estas incongruencias perversas, en el mundo tenemos una fuerte crisis global en el aprendizaje de nuestros adolescentes, que unida a esa falta de consideración hacia las personas mayores, nos deshumaniza totalmente. Como consecuencia de esta inhumanidad, multitud de moradores son obligados a huir de su tierra en busca de otros horizontes más justos: aspiración a la igualdad, a poder participar, a ser estimado en definitiva. El potencial de los jóvenes, así como la cátedra vivencial de nuestros mayores, está ahí para que unos y otros nos apresuremos en socorrernos a pesar de nuestros cansancios.