17-05-2019 | 00:00

A propósito de tres artículos

    El 22 de noviembre de 2017 y 16 de mayo de 2018 José Echeverría Almeida, miembro de la Fundación Pedro Moncayo, Junta de Rescate del Patrimonio del Cantón Ibarra, Casa de la Cultura, Núcleo de Imbabura, publicó en el diario EL NORTE los artículos: "Nuestro mejor patrimonio: las personas" y "Más allá de la tradición oral", en los cuales reconoce haber "obviado la respectiva investigación" en su publicación de 8 de noviembre de 2017 titulada "El dulce más amargo", cuando, con una aparente disculpa, magistralmente explica: Con el debido respeto a la familia Monge y a mis dilectos lectores, por haber transcrito simplemente una "tradición oral" y obviado su respectiva investigación. El testimonio oral debe cotejarse con otras versiones sobre el mismo tema y desde varias direcciones, hay que confrontar con otras fuentes para que pueda surgir la verdad. (...) La carga emotiva y subjetiva que puede arrastrar una determinada versión de un hecho debe ser decantada por el investigador, quien debe descubrir el rasgo objetivo de una tradición oral. (....) (...) por una mala información en un artículo anterior, que solo se confió de una innoble tradición(...); a todo lo manifestado, habría que añadir, que también obvió confirmar la fuente. La razón no pide fuerza. Si José Echeverría Almeida, Dr. en Educación, Máster en Antropología Andina, Máster en Arqueología e Identidad Nacional y BA en Historia y Geografía, con diez libros de su autoría, admite haber "obviado la investigación" porque no "confrontó con otras fuentes para que pueda surgir la verdad". (Continuará...)

    MÁS INFORMACIÓN