04-01-2019 | 12:16

Alguien debe responder...

    Al poco tiempo de ser nombrado (menos de un mes) el Director del Centro de Rehabilitación Social de Ibarra se ve envuelto en un escándalo. Él, dos personas privadas de la libertad y una abogada particular fueron descubiertos tomando licor en la oficina principal del centro. El hecho está en investigación y sucede luego que, desde el interior del centro carcelario se denunciaran irregularidades como malos tratos a los internos. De esta situación, la semana pasada, el funcionario prefirió no pronunciarse, pese al llamado desde este Diario en busca de respuestas.

    Desde la Coordinación Zonal de Justicia tampoco se han pronunciado sobre las denuncias. La investigación es urgente así como son urgentes las respuestas de los encargados del Centro de Rehabilitación Social en Ibarra. Lo que necesitamos es transparencia y que las autoridades desempeñen sus funciones sin actos de corrupción.